Adoremos

Fecha:

Te acompañamos en la visita al Santísimo, en el comienzo, durante y al finalizar de tu adoración podes utilizar las siguientes oraciones para tener un encuentro más personal con Jesús nuestro mejor Amigo…

 

Al iniciar la adoración:

Comencemos entrando en su presencia (En el nombre del Padre, del hijo y del Espíritu Santo. Amén) y adorando, no te olvides: Jesús en la Eucaristía no es un “pan bendecido”; su presencia no depende de nuestra fe y no es una presencia simbólica, sino real y substancial. Por lo tanto, a Dios Hijo encarnado y presente en el santo sacramento del altar, dirigimos nuestros actos de adoración:

  • Vengo, Jesús mío, a visitarte y a gozar de tu presencia, te adoro en el sacramento de tu amor, te ofrezco principalmente las adoraciones de tu santa Madre, de san Juan, tu discípulo amado y de las almas más enamoradas de la Eucaristía. Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo. (Reflexionemos cinco minutos).
  • Delante de Jesús Eucaristía, vivimos nuestra fe,  “Tener fe es creer en lo que no se ve”. No vemos a Jesús visible, pero creemos, por la fe de la Iglesia, que Jesús está en la Eucaristía con su Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad. Reafirmemos nuestra fe diciendo: Creo, Jesús mío, que eres el Hijo de Dios vivo que has venido a salvarnos. Creo que estás presente en el santísimo sacramento del altar. Creo que has de permanecer con nosotros hasta que se acabe el mundo. Creo que bendices y que atiendes los ruegos de tus adoradores. (Reflexionemos cinco minutos.)

La esperanza y el amor brotan de la fe

La esperanza cristiana se funda en la posibilidad de ir al Cielo, es decir, a la comunión de vida y de amor con las Tres Personas de la Trinidad, por la eternidad. Jesucristo fue quien, con su sacrificio en cruz, nos abrió las puertas del Cielo, nos dio la esperanza de la vida eterna, haciendo aparecer en el horizonte de nuestra existencia la posibilidad de la eternidad. La Eucaristía es un signo visible de esa esperanza porque el Dios, que dio la vida por nosotros en la cruz para llevarnos al Cielo, está en la hostia consagrada, alimentando nuestra esperanza, concediéndonos fuerzas y ánimo para llegar a la perfección de la vida cristiana, la salvación eterna. (Reflexionemos cinco minutos.)

Actos de contrición

La contrición del corazón es el acto de arrepentimiento perfecto, porque es salvífico.
Delante de Jesús Eucaristía hacemos actos de contrición: ¡Jesús mío, misericordia! Jesús mío, te pido perdón por los muchos pecados que he cometido durante mi vida, por los de mi niñez y adolescencia, por los de mi juventud, por los de mi edad adulta, por los que conozco y no conozco, Madre mía, intercede por mí ante tu divino Hijo Jesús. ¡Dulce Corazón de María, sé mi salvación!

Imploramos al Dios de la Eucaristía

Señor, que tu Reino venga a nosotros, que tu misericordia se derrame como un océano de amor infinito, como la luz brillante que esparce el sol en plenitud sobre las almas de todos los hombres de todos los tiempos. Te suplicamos, Jesús Eucaristía, que tengas piedad y misericordia de nosotros, de nuestros seres queridos y de toda la humanidad, y danos la garantía de que somos escuchados en tu presencia eucarística, y alcánzanos el don de tu madre, la Virgen María, que sea como madre nuestra. A ella, Nuestra Señora de la Eucaristía, le pedimos que te alcance nuestros ruegos y los guarde en tu corazón.

Reflexionemos durante esta Hora Santa

Una de las grandes reglas de santidad es la de saber hallar tiempo para el alma; el demonio nos lo hace malgastar. ¡Oración! Oración con Dios, hecha por ustedes mismos: he ahí la primera ley de la santidad. La segunda: generosidad en cumplir la voluntad de Dios para con nosotros por la propia abnegación, por el amor al deber; obrar por agradar a Dios. Sed almas de oración ¡Vamos! es Hora de ser santos. Para llegar a ser grandes santos, sean almas de oración y de generosidad; lo importante y lo difícil está en quererlo y procurarlo. Estréchense contra Jesús, su maestro; procuren acercarse a Él cuanto puedan y permanezcan en su compañía, el valor es la virtud del soldado; el amor la del niño; la abnegación desinteresada la del apóstol y la del religioso. Adquieran estas tres virtudes, que deben ser la trinidad de su vida, la fuerza nace del amor: amen, por tanto; el amor se nutre de la oración; sean almas de oración, pero de una oración que sea suya, afectuosa, recogida y edificante, que guste a Dios, que se alimente de Dios, que aspire siempre a lo desconocido de la verdad, de la bondad y del amor de Dios. La llama que no sube de continuo, que debilita o pierde su luz, toca ya a su fin, se extingue o se esfuma, solo quisiera ver en ustedes una cosa: el deseo, el hambre, la dicha de la oración en nuestro Señor; sería un buen síntoma; si el estómago no apetece la comida, no la digiere, ni tiene hambre, es señal de que está enfermo, la vida espiritual exige un régimen espiritual. ¡Guárdenlo! Estén seguros de que su alma se sentirá feliz cuando se alimente plenamente de Dios, tan sólo en la oración gustarán de esa paz deleitosa, de esta calma, de este descanso que, a veces, se hace más sensible que en la sagrada comunión. En la oración Dios nos alimenta; en la sagrada comunión a menudo alimentamos nosotros a Dios con el pan del sufrimiento y con el fruto laborioso de las virtudes. He aquí la razón por qué se sufre a veces después de la sagrada Comunión.

“Para llegar a ser grandes santos, sean almas de oración y de generosidad; lo importante y lo difícil está en quererlo y procurarlo.”

Reglamento de vida:

  • Espíritu libre de toda preocupación, pero totalmente sumiso a la voluntad actual de Dios
  • Corazón totalmente de Dios para adorarle, amarle y servirle como Él quiera.
  • Voluntad de niño.
  • Presencia de Dios: Ofrenda habitual de vuestras acciones, espíritu de mortificación, atentos a los sacrificios de renuncia propia que les pide Dios a cada instante; ahorro del tiempo: hagan todo por Dios y todo les será provechoso.
  • Trabajo sin mirar al éxito, sino sólo al deber. Relaciones con el prójimo de conveniencia o de caridad solamente: sencillas, cristianas, cariñosas y tiernas con los que sufren.
  • Oración como Dios la hace; el fondo: la ofrenda y la acción de gracias.
  • Sagrada comunión: Pan de fuerza y de vida; recíbanla como pobres y dé- biles, agradecidos y amantes. Su exa- men sobre sus deberes. Y nada más.

Les ofrezco sin cesar al divino maestro; sean suyos, sus siervos, su adoradores.

Al culminar la adoración

Actos de amor: “Después de la meditación, nuestra alma se enciende con los mismos sentimientos de Cristo, cuyo Sagrado Corazón Eucarístico es horno ardiente de caridad y nos permite hacer actos de amor:

Te amo, Jesús mío, como a nadie. Porque Tú me has amado infinitamente porque Tú me has amado desde la eternidad, porque Tú has muerto para salvarme, porque Tú me has hecho participante de tu Divinidad y quieres que lo sea de tu gloria, porque Tú te entregas del todo a mí en la comunión, porque Tú estás siempre por mi amor en la Santa Eucaristía, porque Tú eres mi mayor amigo, porque Tú me llenas de tus dones, Tú me has enseñado que Dios es Padre que me ama mucho, porque Tú me has dado por madre a tu misma Madre.
¡Dulce Corazón de Jesús, haz que te ame cada día más y más! Te amo y te digo con aquel tu siervo: ¡Oh Jesús, yo me entrego a Ti para unirme al amor eterno, inmenso e infinito que tienes a tu Padre celestial! ¡Oh Padre adorable! Te ofrezco el amor eterno, inmenso e infinito de tu amado Hijo Jesús, como mío que es. Te amo cuando tu Hijo te ama”. (S. Juan Eudes).

Damos gracias a Dios por sus inmensos dones para nosotros, que comienzan con la creación de nuestro ser, continúan luego con el don de la adopción filial y siguen con el “don inestimable” de su Hijo en la Eucaristía. Por todo esto, agradecemos a Dios también por lo que es él en sí mismo, Bondad, Misericordia y Amor infinitos, atributos todos que resplandecen en su presencia sacramental.

Actos de gratitud

Oh Jesús, te doy rendidas gracias por los beneficios que me has dado. Padre Celestial, te los agradezco por tu Santísimo Hijo Jesús. Espíritu Santo que me inspiras estos sentimientos, a ti sea dado todo honor y toda gloria. Jesús mío, te doy gracias sobre todo por haberme redimido.Por haberme hecho cristiano mediante el Bautismo, cuyas promesas renuevo. Por haberme dado por madre a tu misma Madre, por haberme dado por protector a san José, tu padre adoptivo.
Por haberme dado al ángel de mi guarda, por haberme conservado hasta ahora la vida para hacer penitencia.
Por tener estos deseos de amarte y de vivir y morir en tu gracia.

Oración final

Jesús mío, dame tu bendición antes de salir, y que el recuerdo de esta visita que acabo de hacerte, persevere en mi memoria y me anime a amarte más y más. Haz que cuando vuelva a visitarte, vuelva más santo. Aquí te dejo mi corazón para que te adore constantemente y lo hagas más agradable a tus divinos ojos. Hasta pronto, Jesús mío.

 

Habla al Mundo es un proyecto de formación y difusión de la Divina Misericordia.

Para ser parte de esta obra Evangelizadora, podés sumarte a nuestros grupos de WhatsApp o contáctanoswww.linktr.ee/hablaalmundo

 

Jesús, en Vos confío

 

También puede interesarte

12 de julio. Santa Teresa de los Andes

Nació en Santiago de Chile el 13 de julio...

Adoradores: «Testimonios eucarísticos»

Testimonios y relatos que nos ayudarán a incrementar nuestro amor...

Adoradores: “Vamos al sacrificio de Jesús (XI)» (Continuación)

Sacerdote y Todos: Santo, Santo, Santo, es el Señor,...

9 de julio: Santa Verónica Giuliani, abadesa

Cuando el padre de Orsola se trasladó a Piacenza,...

Adoradores: «La Eucaristía es nuestro camino»

Ego sum via, veritas et vita “Yo soy el...

Adoradores: «Hora Santa»

Hora Santa y rezo del santo rosario meditado en honor...

Últimas Publicaciones

Artículo anterior
Artículo siguiente
Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?