Nuestra creación

Fecha:

La infinita bondad de Dios en la creación de los hombres.

1743- Oh Dios que por tu Misericordia Te has dignado llamar de la nada a la existencia al género humano colmándolo generosamente de la naturaleza y de la gracia. Pero para tu Bondad eso no ha sido suficiente. Tú, oh Señor, en tu Misericordia nos das la vida eterna. Nos admites a tu felicidad eterna y nos haces participes de tu vida íntima y lo
haces únicamente por tu Misericordia. Nos concedes tu gracia únicamente porque eres bueno y lleno de amor. No éramos nada necesarios para tu felicidad, pero Tú, Señor, quieres compartir con nosotros tu propia felicidad. Pero el hombre no resistió la prueba; habrías podido castigarlo como a los ángeles rechazándolo eternamente, pero aquí se manifestó tu Misericordia y tus entrañas fueron sacudidas por una gran Piedad y Tú mismo prometiste reparar nuestra salvación. No nos castigaste como lo habíamos merecido debido al inconcebible abismo de tu Compasión.
Que sea adorada tu Misericordia, oh Señor; la glorificaremos por los siglos. Y los ángeles se asombraron de la grandeza de Misericordia que manifestaste a los hombres…

1744- Adorado seas, nuestro Dios misericordioso, Nuestro omnipotente Creador y Señor, Te rendimos honor en la humildad más profunda, Sumergiéndonos en el océano de tu Divinidad.

Pero el hombre no resistió
en la hora de la prueba,
Por la instigación del maligno, te fue infiel,
Perdió la gracia y los dones
y le quedó sólo la miseria,
Lágrimas, sufrimientos, dolor, amargura,
hasta descansar en la tumba.

Pero Tú, oh Dios misericordioso,
no permitiste perecer a la humanidad
Y le prometiste el Redentor.
No nos dejaste desesperar,
a pesar de nuestras grandes maldades,
Y enviaste a tus profetas a Israel.

Pero la humanidad Te grita día y noche,
Desde el abismo de la miseria,
de los pecados y de cada dolor.
Escucha los gemidos y las lágrimas.
Tú que reinas en el Cielo,
Dios de gran Misericordia, Dios de Piedad.

El hombre pecó, pero no está
en condiciones de pedir perdón,
Porque un abismo infinito se abrió
entre Dios y el hombre,
Y llama con la voz de su miseria:
envíanos Tu piedad,
Pero Yahvé calla… Y pasa un siglo tras otro.

Aumenta la añoranza de toda la humanidad
De Aquel que le había sido prometido.
Ven, Cordero de Dios y quita nuestras culpas,
Ven, alumbra nuestras tinieblas
como un rayo luminoso.

Y la humanidad sin cesar clama a Ti,
Señor de los señores,
A tu insondable Misericordia, a tu Piedad.
Oh gran Yahvé déjate aplacar,
Recuerda Tu bondad y perdona
nuestras maldades.
¿Para qué Dios creó al hombre?
¿Por qué Dios no nos necesitaba
cuando nos creó? ¿Por qué Dios fue más
tolerante con los hombres que con los ángeles?

Habla al Mundo es un proyecto de formación y difusión de la Divina Misericordia.

Para ser parte de esta obra Evangelizadora, podés sumarte a nuestros grupos de WhatsApp o contáctanos: www.linktr.ee/hablaalmundo

Jesús, en Vos confío

 

También puede interesarte

Faustina: «Bondad de Dios»

Son pocas las almas que la descubren.319- La adoración...

Faustina: «Amor al sufrimiento»

Santa Faustina nos enseña cuál es el tesoro más...

Faustina: La noche oscura

El alma es purificada por Dios mismo para introducirla...

Su gloria nos ilumina

Todos los siglos, ¿salvo el nuestro?, adoraron el misterio...

«Por su dolorosa o amorosa Pasión»

Algunos juzgan a la Coronilla de "dolorista", otros tratan...

Faustina: «Misericordia en la hora de la muerte»

Una importante nota devocional de la Misericordia es la...

Últimas Publicaciones

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?