InicioQué es la Divina MisericordiaEl Verbo de Dios, la Misericordia Encarnada

El Verbo de Dios, la Misericordia Encarnada

Fecha:

La infinita bondad de Dios al enviarnos a su Hijo Unigénito.

1745- Oh Dios, que no has exterminado al hombre después de la caída, sino que en tu Misericordia lo has perdonado como Dios, es decir, no sólo le has perdonado la culpa, sino que le has colmado de toda gracia. La Misericordia Te ha empujado a dignarte descender hacia nosotros y levantarnos de nuestra miseria. Dios descenderá a la tierra, el Señor de los señores, el Inmortal se humillará. Pero ¿dónde descenderás, Señor? ¿Al templo de Salomón o haces construir un santuario nuevo al que piensas descender? Oh Señor, qué templo Te prepararemos, visto que toda la tierra es tu escabel? Tú mismo te has preparado un templo, la Santísima Virgen.
Sus entrañas inmaculadas son tu morada y se hace el milagro de Tú Misericordia, oh Señor. El Verbo se hace Carne, Dios habita entre nosotros, el Verbo de Dios, la Misericordia Encarnada. Nos has elevado a tu divinidad a través de tu humillación; es el exceso de tu amor, es el abismo de tu Misericordia. Los cielos se asombran de este exceso de tu Amor, ahora nadie tiene miedo de acercarse a Ti. Tú eres Dios de la Misericordia, tienes piedad de la miseria, eres nuestro Dios y nosotros tu pueblo. Tú eres nuestro Padre y nosotros por Tu gracia somos Tus hijos. Sea glorificada Tu misericordia por haberte dignado descender a nosotros.

1746- Adorado seas, oh Dios misericordioso,
Por haberte dignado descender
de los cielos a esta tierra.
Te adoramos en gran humildad,
Por haberte dignado elevar
todo el género humano.

Insondable en tu Misericordia, inconcebible,
Por amor a nosotros has tomado el cuerpo
de la Virgen Inmaculada, jamás rozada por el pecado,
Porque así lo has establecido desde la eternidad.

La Santísima Virgen, esta azucena blanca
como la nieve,
Es la primera en adorar la omnipotencia
de tu Misericordia.
Su corazón puro se abre con amor
a la venida del Verbo,
Cree en las palabras del mensajero divino
y se fortalece en la confianza.

El Cielo se asombró de que Dios
se hubiera hecho hombre,
Que hubiera en la tierra un corazón
digno de Dios mismo.
¿Por qué no Te unes a un serafín, Señor,
sino a un pecador?
Oh, éste es un misterio de tu Misericordia,
A pesar del puro regazo de la Virgen.

Oh misterio de la Divina Misericordia,
oh Dios de la piedad,
Que te has dignado abandonar el trono celestial,
Y has bajado a nuestra miseria,
a la debilidad humana,
Porque no son los ángeles sino los hombres
los que necesitan tu Misericordia.

Para expresar dignamente
la Misericordia del Señor,
Nos unimos a tu Madre Inmaculada,
Porque así nuestro himno Te será más agradable
Ya que Ella ha sido elegida
entre los ángeles y los hombres.

A través de Ella, como a través del cristal puro,
Ha llegado a nosotros tu Misericordia,
Por su mérito el hombre se hizo agradable a Dios,
Por su mérito todos los torrentes de gracias
Fluyen sobre nosotros.

Habla al Mundo es un servicio de difusión de la Divina Misericordia que brinda espiritualidad, formación y capacita Apóstoles de la Divina Misericordia.

Para ser parte de esta obra evangelizadora, podés sumarte a nuestros grupos de WhatsApp/Telegram: www.linktr.ee/hablaalmundo

Jesús, en Vos confío

También puede interesarte

Santa Faustina: Paciencia con los demás

Como enseña el apóstol san Pablo (Ef 4, 2):...

Centro Juan Pablo II «¡No tengan miedo!»

Una breve visita por el vasto complejo ubicado en...

Santa Faustina: Con los agonizantes…

Una manera de salvar almas.810 - Al día siguiente,...

Santa Faustina: Una tercera y última…

Junto al Bautismo y a la Confesión, Dios quiso...

Santa Faustina: «Dios siempre actúa».

Aunque sufriera y no comprendiera nada, ella obedeció y...

Últimas Publicaciones

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?