InicioQué es la Divina MisericordiaEl motivo por el que Jesús pide a santa Faustina el rezo...

El motivo por el que Jesús pide a santa Faustina el rezo de la novena de la Divina Misericordia

Fecha:

Jesús enseñó a santa Faustina cómo rezar la novena de la Divina Misericordia. A pesar de sus limitaciones, ella recibía sus mensajes y los plasmaba en su “Diario. La Divina Misericordia en mi alma”.

Santa Faustina relata en el numeral 1209 de su “Diario” un mensaje de Jesús, donde le ordenó “escribir y hacer antes de la Fiesta de la Misericordia”, que empieza el Viernes Santo: “Deseo que durante esos nueve días lleves a las almas a la Fuente de Mi Misericordia para que saquen fuerza, alivio y toda gracia que necesiten para afrontar las dificultades de la vida y especialmente en la hora de la muerte”.

Jesús pide también a santa Faustina llevar a su corazón cada día un grupo diferente de almas y sumergirlas en el mar de su misericordia. “A todas las almas Yo las introduciré en la casa de Mi Padre. Lo harás en esta vida y en la vida futura. Y no rehusaré nada a ningún alma que traerás a la Fuente de Mi Misericordia. Cada día pedirás a Mi Padre las gracias para estas almas por Mi amarga Pasión.

Santa Faustina devotamente respondió: “Jesús, no sé cómo hacer esta novena y qué almas introducir primero en Tu muy misericordioso Corazón”. Jesús le respondió que le diría, día por día, qué almas debía introducir en su corazón.

Es así como a partir del Viernes Santo, Jesús le pide llevar a su corazón misericordioso primero a toda la humanidad, especialmente a todos los pecadores. En el segundo día, a las almas de los sacerdotes y las almas de los religiosos. En el tercer día pide que le acerque a las almas devotas y fieles.

El cuarto día pide a santa Faustina que le lleve las almas de los paganos, aquellos que “no creen en Cristo” y “los que no conocen a Dios”. El quinto día solicita las almas de los herejes y de los cismáticos. El sexto día, las almas mansas y humildes y a las almas de los niños pequeños. El séptimo día pide a santa Faustina que le lleve las almas que veneran y glorifican su misericordia de modo especial. El octavo y noveno día corresponden a las almas “que están en la cárcel del purgatorio” y a las almas tibias respectivamente.

 

También puede interesarte

Fuente de amor, no de dolor

El misterio de la Cruz nos ennoblece sin medida,...

Faustina: «Ingratitud»

Son muy pocas las almas que no son ingratas...

La Cruz Gloriosa – P. Iraburu: Cruz de vida

Testimonio de los primeros mártires y teólogos de la...

Faustina: Ángeles

Jesús no nos dejó sin protección en el mundo.470...

“Ten misericordia de nosotros y del mundo entero”

Antes suplicamos que la propiciación sea aceptada en nombre...

Faustina: «Humildad y humillaciones»

El grado más perfecto de humildad es complacerse en...

Últimas Publicaciones

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?